lunes, 2 de junio de 2014

Trabajo de alumn@s ESO: "Biografías familiares". Una experiencia en el aula de CCSS.

Estudiar historia en la ESO supone, casi siempre, una tarea memorística que se acaba olvidando en un porcentaje bastante elevado pasado el examen de turno. Si nuestros alumnos recordaran un 50% de lo que han aprendido para los ejercicios serían máquinas.

 No, no se trata de recordar; hablamos de aprender. La distancia entre lo aprendido y lo que queda es muy grande. 

 Estudiar personajes "muertos", que ya nadie los conoce, que no se habla de ellos… es mucho, es demasiada información y desconectada con el tiempo y vivencias de esos recién estrenados 15-16-17… años. Por eso esta actividad puede servir para conectar y elaborar un aprendizaje basado en las emociones, en la empatía, en la investigación familiar. Fomenta la creación, el desarrollo personal y el contacto con sus mayores. 


El trabajo se realizó en un curso de 4º de la ESO y tuvo varias fases:
Primero los alumnos elaboraron un árbol genealógico familiar. Algunos, investigando, llegaron a principios del XIX, otros al XX. Así descubrieron su pasado familiar y aparecieron obreros, emigrantes, militares, maestras republicanas, marinos, heridos, barcos, negociantes, políticos, bombas, guerras, familias numerosísimas, exilio… Eran vidas olvidadas que esperaban salir de la memoria.
La segunda fase consistía en elegir un personaje de ese árbol familiar e investigar su vida, su biografía enlazándola con los sucesos de la historia que le había tocado vivir. Centramos el estudio de los personajes en dos grupos: principios del siglo XX hasta la II República y de ésta hasta fin del siglo. Había que mezclar realidad y ficción y crear un personaje novelado que viviera en su momento histórico.
¡Ya tenían todo lo necesario: su personaje, la historia y su creatividad!

 ¡Este es el resultado! Publicamos unos pocos. Algunos nombres, localidades…han sido cambiados siguiendo la voluntad de los autores y sus familias; otros no. Encontrareis en las narraciones de mis alumnos, muchas vivencias, mucho cariño volcado en sus historias. Hay calidad humana a raudales; historias de amor, de camaradería, de amistad; mucha humidad y trabajo, admiración, respeto, sufrimiento e ilusión…

 Creo que han plasmado y transmiten el sacrificio y la herencia recibida de sus mayores que conocen, respetan y espero que les ayude a crecer como personas.